Publicado el

Los perfumes en cosmética

Los perfumes son cada vez menos utilizados en la fabricación de cosmética. Parece que así lo demanda el mercado, y es una suerte, pues el uso generalizado de las fragancias puede ser contraproducente; además de llegar a conseguir el efecto contrario al deseado, que no es otro que oler bien, y agradar a los demás.

Cuando nos preparamos y arreglamos para salir de casa, son muchos los tipos de cosméticos que podemos llevar en nuestro cuerpo; diferentes cremas y protectores corporales, aftersun, suavizante y fijador del cabello, maquillaje, etc. Si cada uno de estos productos lleva su propio perfume, se nos puede formar un cúmulo de olores que en muchas ocasiones son más molestos que agradables. Y si además queremos ponernos algún perfume personal, acabamos no sabiendo a que olemos.

Una situación que me resulta muy molesta, es salir de la peluquería arreglada para algún evento llevando el olor de todos los productos que han utilizado; en algunas ocasiones son tan fuertes que debo renunciar a ponerme mi perfume preferido.

Los perfumes en cosmética se utilizan, en muchas ocasiones, para enmascarar el olor de los principios activos contenidos en la formula, y en otras tan solo como reclamo comercial. Suelen ser de origen vegetal, pero también pueden serlo de origen animal , e incluso obtenidos por síntesis orgánica. Para conseguir ciertos aromas es frecuente utilizar mezclas de orígenes diferentes.

Sabemos que el olor de los cosméticos es importante para una buena aceptación por parte de muchos consumidores. Esa es otra de las razones de la utilización de perfumes en la cosmética. ¿ A quien no le han hablado alguna vez de un cosmético en concreto, por lo bien que huele?. Pero siendo que el perfume no aporta ninguna mejora activa al producto, creemos que lo mejor es limitar su uso en la medida de lo posible.

Porque no soporto los perfumes?

Las razones pueden ser diversas como explicamos a continuación.

Sin importar cual sea su origen hay algo muy importante que no debemos olvidar, y es que contienen alérgenos. Por lo que pueden dar problemas a las personas con piel sensible, como pueden ser niños, embarazadas, personas enfermas o con alergias.

También puede ser que tengamos una exagerada capacidad para percibir los olores. Esto puede ser debido a una enfermedad, hiperosmia. O más sencillamente a etapas en la vida en que se nos agudiza el olfato, estos casos son más frecuente en mujeres, como por ejemplo durante el embarazo.

Como sé si un cosmético lleva perfume

Cuando vamos a comprar un cosmético y queremos saber si lleva algún tipo de perfume añadido debemos leer los ingredientes en la etiqueta. En caso de llevarlo su nombre INCI aparecerá como «parfum», «aroma» o «fragance».

La lista de ingredientes siempre debe ir ordenada de mayor a menor concentración, y a partir de menos del 1% el orden puede ser aleatorio. Sabiendo esto el «parfum» debería aparecer en los últimos puestos, en los supuestos de contenerlos en poca cantidad.

Debemos saber que aunque no lleve perfume añadido, el producto puede tener algún olor, pues algunas materias primas tienen buen olor de forma natural, al igual que hay fragancias que son casi imperceptibles al olfato.

En Laboratorios Producom NO somos muy partidarios de añadir perfumes a nuestros productos. Solo los utilizamos en aquellos casos donde se necesita mejorar las características organolépticas, dosificando el porcentaje mínimo y suficiente, ayudando a una mejor experiencia sensorial, sin perfumar en exceso. El perfume desaparece al instante en que es puesto sobre la piel.

En la fabricación de algunos de nuestros productos utilizamos aceites esenciales, algunos de los cuales tienen su propio aroma natural. Cuando sea el caso, y nuestro producto contenga en su fórmula algún aceite aromático, este será el perfume del producto, que en todo caso será muy suave y discreto.

Escaparate – Laboratorios Producom

Estamos a tu disposición si deseas consultarnos cualquier duda o si necesitas ampliar la información.

Comparte